De acuerdo al Consejo Mundial de Energía y ADEME (Diana Ürge-Vosatz et al, 2007), el modelo de contrato tipo ESCO apareció en Europa hace más de 100 años. En los Estados Unidos empezó a usarse durante la década de 1970 a raíz de la crisis petrolera que ocasionó que los precios de los energéticos sufrieran incrementos importantes. Una de sus principales aplicaciones fue en los gobiernos municipales y estatales que buscaron una manera innovadora de financiarse para desarrollar proyectos de infraestructura que posteriormente aplicaron al ahorro de energía.

En México,  las ESCO cuentan con aproximadamente 10 a 12 años de experiencia. Hoy en día se cuenta con experiencia probada en los sectores industriales, comerciales y de alguna manera en empresas para-estatales. El FIDE, organismo dependiente de la Comisión Federal de Electricidad, comenzó un programa de financiamiento durante la primera mitad de la década del 2000.

Actualmente, AMESCO reconoce en el mercado a cerca de 25 ESCOs que cuentan con la estructura y capacidad de ejecución para implementar proyectos bajo la modalidad de contrato por desempeño.

bannerAmesco309x266
bannerAhorrarEnergia
bannerSocios
bannerFormulario